Los Guerreros de Xian y el Misterio que tras ellos se esconde

portadaguerrerosdexianHola a todos!!!

Hoy queremos contaros la historia de lo que ha sido calificado por muchos como el descubrimiento arqueológico del siglo, la octava maravilla del mundo y considerado también como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1987.

Había una vez un joven rey de apenas 13 años, Qin Shi Huang, Primer Emperador de la Gran China, durante toda su vida buscó el elixir de la inmortalidad y lo encontró después de su muerte… aquí comienza la leyenda que lo explica todo…

A principios del siglo XX en la zona entre la ladera del monte Li y el río Wei, en la provincia china de Shaanxi, un túmulo con forma de pirámide se elevaba más de 40 metros sobre la planicie. Bajo su cúspide, hoy hundida, un palacio subterráneo albergaba los restos de uno de los personajes más fascinantes de la historia de China: Qin Shi Huang, «el Primer Emperador» (259-210 a.C.).

Por aquel entonces ya circulaban historias sobre descubrimientos en la zona, protagonizadas por agricultores que excavaban en busca de agua, aunque su veracidad no es fácil de contrastar. Se contaba, por ejemplo, que un agricultor ya había alcanzado el nivel freático y el agua empezaba a llenar su pozo cuando su pala chocó con algo duro. El agua empezó a desaparecer y dejó al descubierto la cara impasible de un soldado de terracota. Asustado, volvió a enterrar la cabeza y se marchó del lugar despavorido. Otro campesino recordaba como su padre había descubierto antaño una escultura semejante, y ante el temor de que fuera un espíritu maligno, sacó la figura de terracota, la colgó de un árbol y la apaleó para alejar al espíritu. Pero la convulsa situación política de China en la primera mitad del siglo XX impidió comprobar si aquellas apariciones tenían interés arqueológico.

El gran descubrimiento se produjo en 1974. Aquel año la región de Shaanxi estaba sufriendo una de sus peores sequías, y los campesinos, desesperados por encontrar agua, habían empezado a excavar pozos más profundos de lo habitual. Uno de estos agricultores salió con sus hermanos un día para buscar agua. El pozo que estaban perforando tenía ya más de cuatro metros de profundidad cuando la pala de uno de ellos dejó a la vista una forma circular. Pensando que se había topado con algún cuenco antiguo, excavó con cuidado alrededor de la cerámica hasta dejar al descubierto el cuello de una escultura de terracota. Acababa de despertar a los guerreros de Xian.

Los improvisados arqueólogos siguieron cavando alrededor de la figura hasta que dieron con un suelo de ladrillo. Sospechando que habían hecho un hallazgo singular, informaron a las autoridades y de inmediato la zona se llenó de arqueólogos e historiadores. Su sorpresa fue grande. El hallazgo se había producido a más de un kilómetro de distancia del túmulo del primer emperador, lo que indicaba que su tumba era mucho mayor de lo que se suponía. Pero, sobre todo, lo más sorprendente era que hasta ese momento no había referencias que indicaran la presencia en las cercanías del mausoleo de un gran ejército de terracota en formación de batalla. Ni siquiera Sima Qian, conocido como El Gran Historiador de China, había hablado de ello.

Los chinos creen en la vida después de la muerte y existía una vieja tradición que decía que “hay que dar a los muertos lo mismo que tenían en vida”. Así que el emperador ordenó que se hiciera un ejército de soldados de barro que lo cuidaran y acompañaran en la otra vida.

Enterrando estas estatuas se creía que el Emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos de 4 y 8 metros de profundidad.DSCN0166

Hasta el momento han aparecido en Xian más de 8.000 soldados de tamaño ligeramente superior al natural, uniformados de acuerdo con su rango militar, vistiendo armadura y pintados de colores brillantes acompañados de carros de guerra y caballos. Cada una de estas figuras tiene rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas, etc. Las figuras son de colores vivos y brillantes, pero este color se pierde apenas a las cinco horas de exposición al aire, debido a la oxidación. Se sigue buscando una técnica que permita mantener los colores originales.

Según registros históricos, más de 700.000 obreros trabajaron durante 38 años para construir el mausoleo, obreros que según dicen algunas citas luego fueron sacrificados y enterrados junto a Qin para salvaguardar sus secretos. Solamente se ha descubierto una parte del gigantesco complejo del mausoleo y quedan pendientes hallazgos muy importantes por desenterrar. Sin embargo, nadie se atreve a ser el primero en abrir la cámara funeraria y la tumba del emperador Qin Shi Huang situada en el centro del palacio subterráneo del mausoleo.

El palacio subterráneo que resguarda la tumba del legendario emperador que unificó China aún no ha sido explorado y, pese a la curiosidad que esto genera, la leyenda cuenta que esconde no sólo tesoros de valor incalculable como techos recubiertos de perlas y diamantes que representan las estrellas y el cielo sino también trampas mortales que podrían dificultar la apertura de la cripta para quienes se atrevan a penetrar en él.

El sarcófago cerrado hasta hoy se encuentra en el interior de una pirámide de tres pisos y 76 metros de altura, cubierta de tierra y preservada por un complejo sistema de drenaje que podría presentar dificultades al intentar abrirse.

Esto es lo que en su momento relató Sima Qian sobre la tumba: “Los obreros construyeron en la tumba palacios a escala, pabellones y estancias oficiales, y la llenaron de finas vasijas, piedras preciosas y otras rarezas. Los artesanos recibieron orden de instalar ballestas accionadas mecánicamente para disparar a cualquier intruso. Se reprodujeron las vías fluviales, los ríos Yangtsé y Amarillo, e incluso el gran océano, y por ellos circulaba mercurio. En el techo se emplearon perlas brillantes para representar las constelaciones, y en el suelo se plasmó la tierra con figuras de pájaros de oro y plata, y árboles grabados en jade. Las lámparas se colmaron con aceite de ballena para que ardieran hasta la eternidad”.

Pese a que los científicos no se pronuncian al respecto los indicios parecen que van confirmando una serie de mitos: se ha encontrado una gran cantidad de mercurio que podría haber sido utilizado para simular ríos dentro del palacio y como veneno para posibles saqueadores y que ahora, por su toxicidad, resultaría especialmente nocivo para quien entrase.

Asimismo, los planos dibujados por arqueólogos chinos mediante avanzadas técnicas de volumetría muestran la posibilidad de que el complejo, cuya distribución es incierta, guarde sorpresas desagradables, incluidas flechas que se dispararían solas. A juzgar por el revestimiento de cromo que todavía portan algunas esculturas descubiertas hasta el momento, hacen pensar que las armas escondidas todavía podrían ser funcionales.

Por el momento, el gobierno chino no ha concedido los permisos para abrir la tumba de Qin, ya que se considera que la tecnología existente aún no es lo suficientemente avanzada como para asegurar que el recinto no se vea afectado en el intento.

Quizás nos encontramos ante uno de los misterios que sólo parecen existir en las películas, aunque lo que si os puedo asegurar  es que he tenido la gran fortuna de visitar Xian y poder ir al hangar construido en sus ruinas llamado Museo del Ejército de Guerreros y creedme si os digo que el lugar impresiona y deja sin respiración. Realmente parece que estás contemplando a un gran ejército que en cualquier momento puede despertar de su letargo.

Esperamos que os haya gustado.

Sólo dos cosas más, hay una exposición en Madrid hasta el día 2 de marzo en la Sala de Exposiciones del Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa por si queréis visitarla.

Y por último, según el Feng Shui los guerreros de Xian son considerados un elemento de protección  para hogares y negocios así que si os animáis…colocadlo en vuestras casas y negocios siempre mirando hacia la puerta de entrada seguro que de alguna manera os ayudará en  vuestras vidas.

Hasta el jueves que viene no habrá una nueva entrada así que desde aquí queremos desearos de corazón que paséis una Feliz Navidad y que disfrutéis  de estos días con vuestros seres queridos.

Mil besos para todos!!!

 

29 pensamientos en “Los Guerreros de Xian y el Misterio que tras ellos se esconde

    • A mi me ha pasado lo mismo…somos muy afortunadas de haber estado en sitios tan increibles, no crees? Y además de eso también de tener la suerte de poder recordarlos toda la vida. Mil besos Arancha

  1. Yo estoy buscando un regalo de cumpleaños a mi jefe … asi que fui a TKmax a buscar una ornamenta para jardin con temàtica Japonesa… sin embargo encontre un soldado de terracota a 9.99£ …. decidì llevarmelo ….a pesar de que no es para jardin.
    aun asi seguire buscando el regalo perfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *